Lamaribel, el escabechado de toda la vida en una propuesta gastronómica diferente

Desde su apertura en septiembre de este año, Lamaribel Escabechado  ha logrado convertirse en un referente nacional en el uso de este sistema tradicional de conservación. Este local hostelero, situado en el popular “Tubo” de Zaragoza, apuesta por el escabechado como reclamo principal y único. El conejo, el pollo, la perdiz, la codorniz o el ternasco aragonés se sirven en forma de tapa clásica dentro de un entorno moderno y adaptado al cliente del siglo XXI. Para ello, el artista y restaurador Lalo Cruces han rescatado una receta familiar que se ha mantenido intacta durante tres generaciones.

 

Lamaribel Escabechado quiere ser el único establecimiento dedicado al escabechado en nuestro país y, para ello, cuenta con un as en la manga: una receta familiar que sale a la luz para poder ser disfrutada en “El Tubo” de Zaragoza y al alcance de cualquiera a través de la venta online de conservas en http://www.lamaribelescabechado.com. La sencilla combinación de vinagre, ajo, pimienta negra y laurel impregnan las exquisitas carnes de codorniz, perdiz, conejo, pollo, ternasco, esturión y alcachofa servidas en forma de tapa. Lalo Cruces, impulsor de esta idea, tuvo claro desde el primer momento que el escabechado tradicional podía reconquistar a un público mayoritario. Por ello, decidió trabajar en la apertura de este local de tapas monotemático en la capital aragonesa (calle Libertad, 16), así como la creación de una marca propia de conservas. Una apuesta que va en consonancia con muchos establecimientos hosteleros innovadores que están optando por la especialización gastronómica y la singularidad de sus propuestas.

fachada

 

El ternasco es la estrella invitada

No muy conocido fuera de las fronteras aragonesas, pero un bocado exquisito para los amantes de la carne de cordero joven, el ternasco escabechado es la primera tapa de estas características que existe en nuestro país. La propuesta de tapa de Ternasco de Aragón (hecha de la mano de Pastores Grupo Cooperativo) gira en torno a la “tecla” de churrasco ya que, según sus creadores, ha sido la pieza que mejor se ha adaptado a este tradicional guiso y al formato de preparación y emplatado. El resultado es una carne de delicioso sabor, tierna y sin perder la esencia del escabechado. La presentación en forma de tapa contiene piezas de churrasco sobre pan de leña acompañado de un canapé de patata con base de crema de alcachofas, con ajo confitado y germinado de cebolla. Sin duda, estamos ante una clara apuesta por la comida de tradición y los sabores de la tierra.

Local interior barra

Aunque la oferta  cárnica es la mayoritaria, en el establecimiento se cuenta con alternativas para los clientes y consumidores celiacos y con una tapa vegana (alcachofa estofada). Podría decirse que en Lamaribel nada está concebido al azar. Incluso el nombre tiene su razón de ser, ya que Maribel es el nombre de la madre de Lalo y la transmisora, por cierto, de la receta de conejo escabechado y ella, a su vez, la heredó de su madre Carmen. Con ese punto de partida el abanico de carnes se ha ido ampliando, especialmente con las de caza. Desde Lamaribel se reivindica la importancia de un tipo de alimento sabroso, sano y bajo en calorías, que parece haber sido olvidado por el gran público. Además, disponemos de la opción sin gluten, apta para celíacos. Todas las tapas que se sirven en Lamaribel van maridadas con interesantes vinos aragoneses, cerveza de varios tipos y el popular vermut, que también está gozando de un momento de gran aceptación.

ConservasLamaribel

Por otra parte, el espacio donde se ubica Lamaribel cuenta con una historia peculiar, puesto que ha supuesto un gran reto para el artista e interiorista Lalo Cruces, uno de los socios de este original proyecto. Un local de apenas 30 metros cuadrados y antigua tienda de deportivas se ha logrado convertir en un establecimiento cálido, acogedor y con fuerte presencia de elementos vegetales. Lalo Cruces lo define como “un espacio vivo que estará en un proceso artístico de renovación permanente con la incorporación de nuevas pinturas en sus paredes”. De momento, una enorme hoja de laurel preside la pared principal del local como homenaje a uno de los ingredientes fundamentales de esta receta tradicional.

tapa churrasco

Lamaribel, con su producto cuidado y de proximidad, se suma a la oferta gastronómica de “El Tubo” de Zaragoza, en un momento clave para esta zona emblemática de la capital aragonesa. “Cada vez hay más establecimientos nuevos con gente joven que tiene ganas de hacer cosas diferentes. Queremos atraer al visitante que hace turismo en nuestra ciudad, pero también a los propios zaragozanos. A partir de ahí iremos ‘escabechizando el mundo entero’”, apunta Cruces. La conquista de nuevos públicos para el escabechado ha comenzado y Lamaribel ya inunda con sus aromas la calle Libertad y, desde allí, al resto del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s